LA NOCHE DEL CAZADOR (‘The Night of the Hunter’; Charles Laughton, 1955)

“Puro mesmerismo. Una de las películas más bonitas que he visto en mi vida y una de las más carismáticas. Y puede que la más críptica que haya visto nunca. Puedes verla una y cien veces que siempre hay algo que se te escapa. Entiendes perfectamente todo lo que pasa, lo que no acabas de entender muy bien es cómo pasa. Y eso es algo que me vuelve loco”.

 

¿QUIÉN PUEDE MATAR A UN NIÑO? (Narciso Ibáñez Serrador, 1976)

“Es fascinante la lenta deriva con la que te arrastra la película del realismo a lo onírico: un descenso al corazón de las tinieblas bajo un sol de justicia, nunca mejor dicho. Si en Baby Jane los tuvieron cuadrados para poner en escena a dos señoras mayores zurrándose como hooligans rusos, ni te digo cómo hay que tenerlos para rodar una secuencia en la que el protagonista de tu película ametralla a bocajarro a un grupo de niños. A día de hoy, por menos puedes acabar en la cárcel. Aún más sofisticada que ‘La residencia’ y aún más perversa que el ‘Un, dos, tres’”.

 

PSICOSIS (‘Psycho’; Alfred Hitchcock, 1960)

“Nada en esta película es como se supone que debería ser. Creo que, en el fondo, es eso lo que la convierte en la película más inquietante que se ha hecho jamás. Sólo a alguien tan enfermo y retorcido como Hitchcock se le podía ocurrir la idea más perversa posible: hacer un telefilm de arte y ensayo. Ya son ganas de tocar las narices. Tan sórdida y denterosa como elegante y precisa. Obscena y sofisticada al mismo tiempo. Perfecta”.

 

ALIEN, EL OCTAVO PASAJERO (‘Alien’; Ridley Scott, 1979)

“El resultado de una larga e insólita destilación creativa que culmina en un concentrado de puro horror cósmico. Una experiencia sensorial extrema, una hermosa y demoledora pesadilla criogénica como no se había visto antes y como no se ha vuelto a ver desde entonces. Me temo que hasta que los astros no vuelvan a alinearse como lo hicieron para conjurar a tantos y tan dispares genios creativos, no volverá a surgir algo como ‘Alien’.

 

DETOUR (Edgar G. Ulmer, 1945)

“Creo que ‘Detour’ es la película más extraña de toda esta lista. Al parecer, la rodaron con menos de dos duros y me parece increíble cómo, por un lado, al verla, se nota lo pequeña que es pero, por otra parte, en el recuerdo, permanece como una película gigante, de una sugerencia infinita. El Universo confabulando contra un pobre hombre para hacerle la vida imposible de forma totalmente injustificada, porque sí, porque así de mal, así de fatal, están las cosas… e irán a peor”.

 

 

Menu