Lino Escalera ha cosechado muy buenas críticas por su debut, el drama ‘No sé decir adiós’.

Los inminentes Premios Goya cuentan con una doble nominación para Lino Escalera. Candidato al galardón como director novel por ‘No sé decir adiós’, el cineasta también tiene la oportunidad de llevarse el ‘cabezón’ a Mejor Cortometraje de Ficción por su trabajo ‘Australia’.

Este madrileño de 43 años estudió Ciencias Empresariales, ya que en ese momento la idea era que se hiciera cargo de la empresa de su padre. Cuando se dio cuenta de que no era lo suyo, estudió Cine en la New York University y también acudió a la Escuela de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (Cuba).

Debuta en el largometraje tras haber realizado diversos cortometrajes (‘Elena quiere’, ‘Desayunar, comer, cenar, dormir’), haber dirigido spots publicitarios para agencias como Contrapunto o Decreativos, y haber participado en la dirección de episodios de series como ‘Traición’.

Su primer largo, ‘No sé decir adiós’, antes de recibir sus tres nominaciones a los Goya, ha tenido un destacado paso por festivales y premios. Inició su camino en el Festival de Málaga, donde se hizo con el Premio Especial del Jurado, el de Mejor Guion, el de Mejor Actriz y el de Mejor Actor de Reparto. Recientemente, Nathalie Poza ha sido coronada como Mejor Actriz del año tanto para los Premios Forqué como para los Feroz.

 

Lino Escalera ha respondido al Cuestionario Ópera Prima de Vampyr. Aquí puedes leer sus opiniones y sensaciones:

 

- Tu vocación de cineasta,  ¿es precoz o tardía?

Me imagino que, más o menos, precoz. Desde los 20 años sabía que quería hacer cine.

 

- Películas que te marcaron y te hicieron empezar a ver el cine como algo especial a lo que te querías dedicar

‘La ley del deseo’ (Pedro Almodóvar), ‘El eclipse’ (en realidad, todo el cine de Michelangelo Antonioni),  ‘Cuentos de Tokio’ (Yasujirō Ozu), ‘La infancia de Iván’ (Andrei Tarkovski)…

 

- De tu trabajo anterior (cortos, videoclips, etc.), ¿de qué obras estás más satisfecho?

‘Elena quiere’, mi tercer cortometraje.

 

- ¿Cuáles fueron las mejores enseñanzas de esa etapa?

Muchas. Gran parte de mi formación como director se desarrolla rodando esos primeros cortometrajes. 

 

- ¿A qué tenías miedo al enfrentarte a tu primer largometraje?

Sobre todo, he tenido miedo a no poder hacer la película.

 

- ¿Ha sido una odisea conseguir llegar a rodarlo?

Sí, el proceso de financiación fue muy duro; seis años durante los cuales la película se quedaba en un cajón un día sí y otro también.

 

- ¿Qué ha sido lo más gratificante y lo más fastidioso de tu ópera prima?

Fastidioso, el tiempo que tardamos en financiar la película, gratificante, todo lo demás.

 

- Tres conceptos que resuman tus ambiciones estilísticas o tu mirada cinematográfica

Personaje, forma, tiempo.

 

- Un punto débil a mejorar como director

Muchos, me queda aún mucho por aprender.

 

- ¿Te preocupa más el fondo o la forma en tus películas? Y no, no vale decir que ambos por igual.

Lo siento, pero creo que forma y contenido van de la mano. Para mí, es fundamental.

 

- Hitchcock dijo que hay que tratar a los actores como ganado. ¿Cómo te gusta dirigirlos a ti?

Como profesionales de la interpretación, como compañeros. Disfruto mucho el trabajo con los actores.

 

- ¿El director debe ser un poco déspota?

No.

 

- 5 directores que estén entre los que más te han influido o con los que más disfrutas

Michelangelo Antonioni, Yasujirō Ozu, Pedro Almodóvar, Sidney Lumet y Luchino Visconti.

 

- Un par de escenas que te encantaría haber rodado

Las secuencias donde la cámara sigue a Jean Moreau deambulando sola por la calles de París en ‘Ascensor hacia el cadalso’ (Louis Malle), La última secuencia de ‘El eclipse’ (Michelangelo Antonioni)

 

Menu