‘La banda Picasso’ acaba de salir en DVD. Organizamos un encuentro con su actor protagonista, Ignacio Mateos.

La última película de Fernando Colomo está basada en la historia real del robo de ‘La Gioconda’ del Museo del Louvre en 1911 y en el hecho de que Pablo Picasso y Guillaume Apollinaire fueron detenidos y acusados de cometer el delito.

En esta comedia el director decidió apostar por un actor prácticamente desconocido en cine como Ignacio Mateos, a quien le ayudó para conseguir el papel, además de su estatura y mirada similares a las de Picasso, su condición de malagueño y su soltura con el francés.

Ignacio Mateos ha trabajado fundamentalmente en el teatro hasta ahora, destacando las funciones ‘Julius Caesar’ dirigida por Deborah Warner, ‘Fuenteovejuna’ dirigida por Laurence Boswell, o ‘Una casa en las afueras’ dirigida por Julio Fraga. En cine, además de este trabajo como Pablo Picasso, ha sido secundario en 'La mula' (parcialmente dirigida por Michael Radford), y de reparto en 'Blancanieves' (Pablo Berger) y 'Alatriste' (Agustín Díaz Yanes). 

1.¿Cuál ha sido el papel más complicado que te ha tocado interpretar? ¿Y el más gratificante? (Gala)

 El personaje de Charles de ‘La Decadencia en Varsovia’ para el Centro Andaluz de Teatro. La puesta en escena no ayudaba a la poesía de texto y, como actor, me encontraba muy perdido. Durante el proceso tuvimos varias crisis pero la constancia, el esfuerzo y el disfrute pudieron más que todo lo negativo.Hay veces que afrontas un personaje, que en un principio es mero apoyo para los protagonistas y, de repente, se convierte en el más gratificante. Es raro pero cuando no sientes presión eres más libre a la hora de crear y de jugar. Como el alguacil Dogberry que interpreté en ‘Mucho ruido y pocas nueces’.

 2. Cuéntanos algún detalle que encontraste al documentarte sobre Picasso que te sirviera para componer al personaje (Aníbal)

 El problema que me encontré al interpretar un personaje histórico y de tanta relevancia en nuestro país es que todo lo que encontraba en relación a su personalidad era de carácter negativo: celoso, machista, egoísta, vengativo… Y desde la negatividad es imposible trabajar para mí. Busqué la humanidad del personaje, el porqué de sus actos sin juzgarlo. Podría hablar de Picasso horas, le cogí gran cariño. Trabajé sobre todo la mirada, que es lo que a priori más le identifica y a partir de ahí empecé a construir todo su mundo interior y exterior. Su miedo a la soledad fue lo que más me llamó la atención y su inseguridad.

 3. ¿De qué manera conectas con el alma de los personajes? ¿Te gusta más trabajar desde dentro hacia fuera (desde el alma, psicología del personaje, etc, hacia la búsqueda corpórea) o al contrario? (Irene)

 El principio de todo mi proceso creativo es el no prejuzgar al personaje: si es bueno, si es malo; si estoy de acuerdo con sus actos o no. Intento trabajar desde mí. Siendo lo más honesto conmigo mismo, sin engañarme con artificios. Depende del proceso del trabajo, si es con elenco (teatral) o para cine suelo trabajar de distinta manera. Pero siempre intento que sea desde la verdad. Si el personaje se enamora, comienzo con cómo se enamora Ignacio. Si no empiezo desde mí, no sé crear nada verdadero.

 4. ¿Crees que en este país se respeta socialmente el oficio de actor tanto como en otros países europeos como Inglaterra? ¿Crees igualmente que los actores tienen conciencia de que realmente ser actor es un oficio y como tal requiere de una preparación? (Eloy)

 Está claro que no. Viví un par de años en Francia y el respeto social que tienen a los actores y la unión sindical entre técnicos y artistas está a años luz de España. Sin embargo, cada vez más los actores nos estamos dando cuenta de la necesidad de luchar por lo nuestro y no sólo por nuestra profesión, si no por la labor que hace el cine, el teatro y la ficción para crear y mover emociones. La cultura es necesaria y, como tal, hay que respetarla. "Una sociedad sin cultura es una sociedad moribunda" (F. García Lorca).

 No soy quién para decirle a un compañero lo que tiene que hacer. Para mí la formación es continua pero por un interés personal. Creo que, como actor, tengo una responsabilidad conmigo como profesional y por el momento que me ha tocado vivir. No es sólo formación actoral, sino también vital.

 5. ¿Algún casting que recuerdes especialmente? Si tienes alguna anécdota bochornosa de alguno de ellos, mejor ;-)   (Garci)

 Claro que he vivido situaciones bochornosas. Como aquel casting que pedían bailarines de hip hop y me presenté con toda mi cara. Comencé a bailar (en un aula de un instituto) y me acabé estrellando contra todas las mesas intentando dar volteretas: clown total. Aunque intento por lo general estar por encima de las circunstancias. Aunque sí le quitaría la etiqueta de director de casting a más de uno.

 6. ¿Qué opinión real tienes sobre que el mismo grupo de actores y actrices copen prácticamente todos los proyectos del audiovisual (tv, cine) en España? (Fernando)

 Mi crítica no sería para nada hacia esos actores. Ojalá yo formara parte de ese grupo, si no a la falta de riesgo de las cadenas y de las productoras. La necesidad de hacer dinero, sin importar la industria. Al fin y al cabo los directores de cadenas y productores son empresarios, no artistas, y vivimos en un mundo donde prima lo material. Sólo hay que ver el modelo americano o el inglés que continuamente sacan actores nuevos impresionantes. Pero porque el producto es lo que prima. Tengo que agradecer a Fernando Colomo que apostara por mí, un actor completamente desconocido.

Menu