Iniciamos el ciclo Ópera Prima con el director de ‘La herida’.

Tenemos el placer en Vampyr de abrir un nuevo apartado con una de las películas de la temporada como ‘La herida’. Esta nueva sección adoptará el nombre de Ópera Prima para los primeros trabajos de directores y el de Revelación para las carreras emergentes de cineastas en otros campos.

Fernando Franco, a pesar de que es conocido fundamentalmente por su trabajo en el montaje de películas como ‘Blancanieves’ de Pablo Berger, ‘No tengas miedo’ de Montxo Armendáriz o ‘Bon Appétit’ de David Pinillos, lleva dirigiendo cortos bastantes años con éxito, como en los casos de ‘Mensajes de voz’, ‘Room’ o ‘La media pena’ (podéis ver estos y otros trabajos en su canal de Vimeo)

Con ‘La herida’ ha dado el salto al largometraje por la puerta grande, estrenándolo en el festival más importante de España, San Sebastián, y consiguiendo allí la Concha de Plata a la mejor actriz para Marian Álvarez y el Premio Especial del Jurado.

 A continuación podéis leer la primera parte del cuestionario a Fernando Franco:

 

1. Tu vocación de cineasta,  ¿es precoz o tardía?

Absolutamente precoz. Cuando me llevaron al cine por primera vez, al salir pregunté cómo se hacían las películas porque quería dedicarme a eso. Aún recuerdo que fue en el cine de verano Florida en Rota (Cádiz), que lamentablemente ya no existe. La película era "Alerta roja, Neptuno hundido" (David Greene, 1978).

 

2. Películas que te marcaron y te hicieron empezar a ver el cine como algo especial

De mi niñez tengo un especial recuerdo de ver en el cine de verano pelis como ‘Alerta roja, Neptuno hundido’ (David Greene, 1978), ‘El superviviente’, (David Hemmings, 1981), ‘Danton’ (Andrzej Wajda, 1983), ‘Seguimos fumando’ (Tommy Chong, 1983), ‘El marginal’ (Jacques Deray, 1983) y un buen montón más en una mezcla indiscriminada de todo tipo de productos (cine de autor, exploitation, juvenil, género, etc.).

En paralelo, en la tele me veía todos los ciclos de cine clásico. Recuerdo especialmente los de Hitchcock, Lubitsch y Chaplin. Los sábados por la mañana madrugaba para ver ‘La familia Munster’ y ‘La pandilla’ junto con la peli que daban. Ahí descubrí joyas como ‘The window’ (Ted Tetzlaff, 1949).

Más adelante descubrí ‘Arrebato’ (Iván Zulueta), que me voló la cabeza y me llevó a interesarme por el resto de trabajos de Zulueta y, a partir de ahí, por el cine experimental.

Otros hitos podrían ser el descubrimiento de Bresson, Buñuel o Dreyer. Y el ciclo de Godard en el cine Doré hará unos quince años.

 

3. De tu trabajo anterior (cortos, videoclips, etc.), ¿de qué obras estás más satisfecho?

‘Room’.

 

4. ¿Cuáles fueron las mejores enseñanzas de esa etapa?

En realidad, todo. Cada trabajo que he hecho, ya sea corto o videoclip, lo he hecho para aprender algo nuevo, para probar. Me quedo con todo el aprendizaje de manera global.

 

5. ¿A qué tenías miedo al enfrentarte a tu primer largometraje?

A la dirección de actores. Mis trabajos previos planteaban una dirección de actores muy particular, o bien sin diálogos o bien con un tono muy frío e impersonal. Un actor llegó a preguntarme, al darle unas indicaciones, si lo que pretendía es que hablase con el tono de una máquina expendedora de tabaco cuando da la gracias al echar la cajetilla. Sin embargo, en el caso de ‘La herida’ me enfrentaba a unos personajes con un tono más naturalista y con una complejidad mucho mayor, con lo que el reto para mí era importante.

 

6. ¿Ha sido una odisea conseguir llegar a rodarlo?

No sé si tanto como una odisea, pero el proceso más ingrato, el de la financiación, ha sido duro y se ha alargado mucho en el tiempo. Sin embargo, ahora con perspectiva, creo que todo ese tiempo ha acabado jugando a favor de la película, ha contribuido a que estuviese todo más maduro a la hora de rodar.

 

7. ¿Qué ha sido lo más gratificante y lo más jodido de tu ópera prima?

Lo más gratificante ha sido el trabajo con todo el equipo, tanto artístico como técnico: estar rodeado de gente con talento que entendía el proyecto y lo que yo buscaba, de manera que me sentía capitaneando un barco en el que todos remaban en la misma dirección, aportando también mucho al resultado final.

Lo peor, el proceso de incertidumbre para financiar la película. Pero, como decía más arriba, pienso que al final ha acabado siendo algo positivo.

 

8. Tres conceptos que resuman tus ambiciones estilísticas o tu mirada cinematográfica

Mi mayor ambición es conseguir llegar a resultados honestos, rigurosos y coherentes.

 

9. Punto débil a mejorar como director

Todo es mejorable, no hay una única cosa.

 

10. ¿Te preocupa más el fondo o la forma en tus películas?

Las dos cosas a la par. De hecho, viendo mis trabajos no se puede identificar una forma propia. Mis planos no son reconocibles como puedan serlo los de cineastas que admiro como Roy Andersson, Kaurismaki o los Dardenne (por citar algunos ejemplos contemporáneos). Cada trabajo mío tiene un estilo muy diferente al resto. Mi manera de trabajar empieza por el contenido y, de ahí, voy a buscar la forma que mejor se adapte a él. Pero esto no quiere decir que me interese más una cosa que otra, sino que entiendo mi proceso como una tensión entre ambas, una búsqueda constante en la que me gusta probar y experimentar con formas que para mí son nuevas.

 

11. ¿Hay que tratar a los actores como ganado, como decía Hitchcock? ¿Cómo te gusta dirigirlos?

No lo creo. Me gusta escuchar lo que tienen que decir y proponer. Me gusta ensayar y me gusta el plano secuencia como algo que tiene que ver también con un modo de dirigir actores.

 

12. ¿El director debe ser un déspota?

Tampoco lo creo. No me gusta sufrir innecesariamente ni creo que nadie tenga que sufrir por mí. Me gusta la horizontalidad y permitirle a la gente que aporte. Creo que uno de los rasgos más importantes de un director debe ser saber escuchar a los demás. De hecho, el rodaje de mi próxima película me gustaría que tuviese algo de laboratorio comunal.

 

13. 5 directores que estén entre los que más te han influido o con los que más disfrutas.

Buñuel, Bresson, Chantal Akerman, Andy Warhol y Antonioni.

 

 

Puedes consultar la segunda entrega del cuestionario aquí.


Podéis leer, además, un LISTADO con 10 pelis favoritas que recomienda Fernando Franco aquí.

Menu