El director de ‘Errementari (El herrero y el diablo)’ responde a las preguntas de Vampyr.

Su primer trabajo ha sido posible a través de la coproducción entre Kinoskopik, Pokeepsie Films, Gariza Films, Nadie es Perfecto, Ikusgarri Films y la francesa The Project. Para esta adaptación del folclore vasco ‘Patxi Errementaria’, Urkijo ha querido que los diálogos sean recitados en el casi extinto euskera alavés del siglo XIX, para lo cual diversos lingüístas han trabajado para recuperar la forma de hablar de la época.

Nacido en 1984 en Vitoria-Gasteiz (País Vasco), Urkijo se aficionó a la ilustración desde pequeño, para después licenciarse en Bellas Artes. Además de numerosos videoclips musicales, antes de debutar en el largometraje, Paul Urkijo se labró un nombre en el mundo del corto. Ha escrito y dirigido trabajos que han ganado más de 80 premios nacionales e internacionales, con títulos como ‘El pez plomo’, ‘El bosque negro’, ‘Naara’, ‘Jugando con la muerte’ o ‘Los monstruos no existen'.

La ópera prima de Urkijo, a pesar de su lanzamiento limitado, le está reportando al cineasta reconocimiento, como demuestra por ejemplo el hecho de que el Festival de Cine Fantástico de Bilbao – FANT le entregará en mayo el Premio FANTROBIA, destinado  a una figura emergente dentro este género.

En este especial Ópera Prima dedicado a Paul Urkijo puedes consultar también el apartado dedicado a diez de sus películas favoritas. Una colección muy coherente con la propuesta que viene haciendo este director desde su etapa en el cortometraje.

A continuación, conoce a través del Cuestionario Ópera Prima de Vampyr las ideas cinematográficas de Paul Urkijo, director de ‘Errementari’:

 

- Tu vocación de cineasta,  ¿es precoz o tardía?

Aunque desde enano me ha fascinado el cine y, en especia,l lo fantástico, nunca me planteé el hecho de poder hacer pelis. Era algo demasiado lejano para mí.  Y no teníamos ninguna cámara en casa. Yo dibujaba mucho y mis estudios iban dirigidos más a la ilustración.

Mis primeros encuentros con el audiovisual fueron con 18 años mientras estudiaba la carrera de Bellas artes. Allí fue donde, poco a poco, haciendo cortos con mis colegas, que eran bizarros y absurdos (se ríe), descubrí que podía contar historias con el lenguaje audiovisual. Año tras año fui haciendo cortos más complicados y más ambiciosos. Hasta que vi que mis cortos tenían buena acogida entre el público y festivales. Entonces fue cuando me lancé al largo.

- Películas que te marcaron y te hicieron empezar a ver el cine como algo especial a lo que te querías dedicar. 

De pequeño me marcaron mucho ‘Jasón y los argonautas’ de Don Chaffey y Harryhausen, ‘Cristal oscuro’, ‘Legend’, ‘Indiana Jones’, ‘La cosa’ de Carpenter… Pero no me planteaba que podía hacer cine.

Creo que las películas que han coincidido más con el comienzo de mi curiosidad fueron pelis como ‘El cuervo’, ‘Matrix’, ‘El señor de los anillos’… Me tragaba todos los extras.

 

- De tu trabajo anterior (cortos, videoclips, etc.), ¿De qué obras estás más satisfecho?

Es una pregunta complicada. Diría que lo último, ya que para mí son obras más cercanas a la experiencia que tengo ahora.

Aunque cada corto y videoclip tiene su apuesta diferente. ‘Jugando con la muerte’ es una historia más emotiva y ‘El bosque negro’ es más una cuestión mecánica de acción y ambientación.  Así como ‘Los monstruos no existen’ tiene un carácter más divulgativo. No sé, a todas les tengo cariño (Se ríe). 

 

- ¿Cuáles fueron las mejores enseñanzas de esa etapa?

Quizá el corto que me hizo cambiar más el chip fue ‘El pez plomo’. Por una cuestión de contar con jefes para departamento, planificación de rodaje... Hasta entonces, yo me lo hacía todo. Después, cada cortometraje me ha ido dado nuevas experiencias: a planificar más orgánicamente, a estar más suelto y confiar más en el instinto de uno mismo, a saber escuchar a equipo… 

 

 - ¿A qué tenías miedo al enfrentarte a tu primer largometraje? 

Bueno, es un tipo de presión nueva. Tienes gente poniendo mucho dinero,  la planificación de cada jornada tiene que clavarse porque, si te vas de horas, puede ser catastrófico.

Tienes que tener mucha fortaleza psicológica. Y digamos que sales a la palestra. Depende de esta primera película que pueda hacer otras en el futuro. 

 

 - ¿Ha sido una odisea conseguir llegar a rodarlo? 

Si, 7 años. Pero la ilusión y la confianza en la historia me han hecho seguir adelante.  

 

- ¿Qué ha sido lo más gratificante y lo más fastidioso de tu ópera prima?

Lo más gratificante: el poder llevar un cuento de demonios infernales a la pantalla. Y lo más fastidioso: el tiempo que he tardado en hacerla.

 

 - Tres conceptos que resuman tus ambiciones estilísticas o tu mirada cinematográfica. 

Visceralidad, emotividad y oscuro barroquismo.

 

 - Un punto débil a mejorar como director.

¡Muchos! (Se ríe)  Quizá el delegar más. Tiendo a estar encima de todo.   

 

- ¿Te preocupa más el fondo o la forma en tus películas? Y no, no vale decir que ambos por igual.

Creo que las dos son igual de importantes. Una se complementa y potencia con la otra.  Creo que tienen que bailar. Si una de las dos no está cuidada o es aburrida o insulsa…

 

 - Hitchcock dijo que hay que tratar a los actores como ganado. ¿Cómo te gusta dirigirlos a ti? 

(Se ríe) Para mí son los traductores de mis luces y mis sombras. Cuando escribo los personajes, siempre procuro que me emocionen. De alguna manera, comparto algo con todos. Y son los actores quienes traducen, elevan y completan ese trocito de mi alma que pongo en cada uno. 

Y a la hora de dirigirlo me gusta actuar yo también mientras les explico los tonos y las posturas. Soy bastante ganso para eso (Se ríe).

 

- ¿El director debe ser un poco déspota?  

Depende del proyecto. Pero si la historia parte de ti, creo que tiene que tener la mayor libertad creativa.  Ahora, creo que para ser profesional hay que tratar bien al equipo. He visto a gente insultar y gritar en los rodajes y creo que eso sólo resta. Si hay buen ambiente en rodaje, todo sale más rodado, valga la redundancia.

 

- 5 directores que estén entre los que más te han influido o con los que más disfrutas. 

¡5 son muy pocos!  A ver: Terry Gilliam, Akira Kurosawa, Paul Verhoeven, Peter Jackson, Steven Spielberg, Hayao Miyazaki, Jean Jaques Annaud, Álex de la Iglesia, Guillermo del Toro… Podría seguir con mucho más. 

 


 

- Un par de escenas que te encantaría haber rodado.  

La cena de ‘La parada de los monstruos’. La escena del cortacésped en ‘Braindead’. La escena del caballero negro en ‘Los caballero de la mesa cuadrada’. El abismo de Helm en ‘Las dos torres’.  

- Una película y un director que te encanten y no tengan el prestigio que se merecen. 

‘Conan, el bárbaro’ de John Millius. Es una obra maestra y la gente la tiene por peli hortera de espada y brujería. Es profunda aunque no lo parezca, es divertida y está impresionantemente rodada. Y tiene una de las mejores bandas sonoras de la Historia del Cine.

 

- Una película y un director prestigiosos con los que no puedes.

Baz Luhrmann. Admiro mucho su trabajo pero la extrema felicidad y la exaltación de sus pelis me superan. Soy un rancio (Se ríe). Pero precisamente por eso no me pierdo una de él, esto va de generar emociones. Da igual cuáles.

 

 - 3 películas más o menos recientes que te hayan impresionado

‘Mad Max: Furia en la carretera’ de George Miller. ‘La bruja’ de Robert Eggers y ‘Madre!’ de Darren Aronofsky.

 

- País o corriente/movimiento/subgénero que te parece que está aportando mucho al cine actual. 

Creo que, en concreto, el género fantástico está cogiendo por fin el nivel A que le corresponde. Es el género más inventivo y siempre se ha considerado un género menor.  

 

- Un disco, un libro y una pintura/fotografía

Disco: ‘Arise’ de Sepultura.

Libro: Cualquier cosa de Lovecraft.

Pintura: ‘Saturno devorando a sus hijos’ de Goya. 

 

 - El 3D, ¿sí o no? ¿Crees que aporta cosas y que se acabará imponiendo, como el color? 

Creo que, en buenas salas y para algunas películas muy espectaculares que tienen como finalidad el 3D, sí. Si no, no. En general, no soy muy fan.  

 

- ¿Crees que desaparecerán las salas de cine?  ¿Te apenaría que el cine acabara siendo visto únicamente en el ámbito doméstico y dispositivos móviles?

Sería horrible. Yo no creo que desaparezcan. Somos criaturas sociables. Habrá menos, pero habrá pelis que, para verlas, habrá que ir a cine. 

 

- ¿Te ves rodando en inglés? ¿Y fuera de España?

Por supuesto. ¡Donde me salgan proyectos! 

 

- Recortes en cultura, depresión económica, bajada de espectadores, desempleo masivo, dificultades de financiación y distribución… Se suele decir que las crisis son oportunidades. ¿Cuál es la oportunidad que puede haber a partir de todo eso?

Uf,  no creo que la crisis sea la oportunidad de nada. Creo que, cuando más difícil están las cosas, más complicado es hacer una peli. Lo que puede ser es que haya gente con las agallas suficientes para aguantar, reinventarse y ser capaz de hacer propuestas diferentes para adaptarse.     

 

- Una propuesta que sugerirías al ICAA / Ministerio de Cultura y otra que harías a productores / distribuidores / exhibidores.

Mayor protección de las exhibiciones del producto autóctono. Es muy difícil competir con las grandes empresas que copan los cines. Debería haber un cupo mayor de películas autóctonas para que el público pueda conocerlo y consumirlo. Esto mejoraría la calidad y la cantidad de películas españolas. 

 

- Futuros proyectos

 ¡En ello estoy! Sólo puedo decir que sigo la misma senda. Fantástico y autóctono.

 

 

Menu