Nely Reguera, nominada al Goya en Dirección Novel, nos deja conocer mejor su mirada cinematográfica.

‘María (y los demás)’, ópera prima de Nely Reguera, fue una de las películas españolas seleccionadas para participar en el último Festival de Cine de San Sebastián, concretamente en la sección Nuevos Directores. El film ha cosechado buenas críticas y el reconocimiento también se ha materializado en forma de nominaciones a los premios. Tanto Reguera en Dirección Novel como Barbara Lennie en Mejor Actriz estarán en la próxima gala de los Goya, y la película también nominada está a Mejor Comedia en los Premios Feroz.

Nacida en Barcelona, Nely Reguera es graduada en la ESCAC en la especialidad de dirección. En su trayectoria hasta ahora cabe destacar que ha sido primera ayudante de dirección en ‘Tres días con la familia’ de Mar Coll y ‘Blog’ de Elena Trapé, así como ha dirigido el corto de graduación ‘Ausencias’ y el premiado ‘Pablo’. El hecho de que su padre sea gallego y haya pasado muchos veranos allí, le ha conectado mucho con esa tierra, no solamente para ambientar su primer largo allí, sino para realizar el documental ‘Muxía a ferida’ sobre las consecuencias de la catástrofe del Prestige.

‘María (y los demás)’ es una producción de Frida Films con Avalon P.C. que está escrita por la propia directora junto a Valentina Viso, Roger Sogues, Eduard Sola y Diego Ameixeiras.

 

Nely Reguera participa en el especial Ópera Prima de Vampyr y responde el concienzudo Cuestionario:

 

- Tu vocación de cineasta,  ¿es precoz o tardía?

Siempre me gustó contar historias y tenía tendencia a imaginármelas, pero la idea de dedicarme al cine vino más tarde.

 

- Películas que te marcaron y te hicieron empezar a ver el cine como algo especial a lo que te querías dedicar.

La idea de dedicarme al cine es algo que surgió de forma progresiva. En mi caso no hubo  una película concreta o un momento de revelación.

Sí que hubo cineastas y películas que descubrí en una edad concreta que hicieron que desease poder contar historias de esa forma: ‘Un corazón en invierno’, ‘Los 400 golpes’, ‘El padrino’, ‘Viva Zapata’, ‘La ley del silencio’, ‘Noche en la Tierra’, ‘Persona’, ‘Hannah y sus hermanas’, ‘La ardilla roja’… 

 

- De tu trabajo anterior (cortos, videoclips, etc.), ¿de qué obras estás más satisfecha?

Del cortometraje ‘Pablo’.

 

 - ¿Cuáles fueron las mejores enseñanzas de esa etapa?

Muchas, fue una etapa muy larga. Trabajando de ayudante de dirección aprendes del funcionamiento de un rodaje y del trabajo de los diferentes departamentos. Además, tienes la oportunidad de observar  a un director de cerca, de verle hacer su trabajo con los actores, con su equipo, y esa es una muy buena escuela también.

Con los cortos te enfrentas a ti, a tu mirada y te dan la oportunidad de aprender a narrar, a dirigir actores, a diferenciar entre tus emociones y las que logras transmitir. 

 

- ¿A qué tenías miedo al enfrentarte a tu primer largometraje?

El miedo fue, sobre todo, al principio, escribiendo el guión. Quieres decir muchas cosas, demasiadas, y tienes miedo de no hacer algo suficientemente revelador. En el momento en que dejas eso a un lado y te centras en la historia, todo mejora. 

A mí me ayudó mucho trabajar con guionistas. Ya no sólo por su talento y experiencia, sino por trabajar en equipo. Por salir un poco de ti, creo que al inicio es muy importante eso.

 

- ¿Ha sido una odisea conseguir llegar a rodarlo?

Ha sido un proceso largo, en algunos momentos tedioso y en otros muy emocionante. No diría que ha sido una odisea. Hay proyectos que han sufrido muchas más dificultades. Yo, en muchos aspectos, he tenido mucha suerte. 

 

- ¿Qué ha sido lo más gratificante y lo más fastidioso de tu ópera prima?

Responder esto ahora con la peli estrenada hace que inevitablemente tengas más presente esta etapa.  Ahora podría decirte que lo más gratificante  ha sido la reacción del público y la prensa. Sentir que les gusta la película, que la entienden, que la disfrutan. Eso sienta de maravilla, es como el perfecto broche final.

Pero también fue muy gratificante todo el proceso. Yo disfruté muchísimo del rodaje y el montaje de la película. Ver a todo un equipo haciendo realidad la película contigo es muy satisfactorio y emocionante. Y también cuando la acabas y sientes que te gusta, que se parece mucho a lo que querías contar.   

Lo más pesado fue levantarla, el tiempo de espera para encontrar la financiación.  La sensación, a veces, de que no se conseguiría.  

 

- Tres conceptos que resuman tus ambiciones estilísticas o tu mirada cinematográfica.

Para mí lo más importante es lograr transmitir sensación de verdad.  

 

- Un punto débil a mejorar como directora

Muchas cosas.  Una de ella sería tener más mano izquierda. 

 

- ¿Te preocupa más el fondo o la forma en tus películas? Y no, no vale decir que ambos por igual.

No creo que se trate de qué te importa más. Para mí ambos están muy relacionados: la forma te ayuda a transmitir  el fondo y el fondo sugiere la forma. Es difícil separarlos.  

 

- Hitchcock dijo que hay que tratar a los actores como ganado. ¿Cómo te gusta dirigirlos a ti?

Como personas, eso seguro. A mí en general me gusta dar mucha información sobre el personaje antes del rodaje. Que entiendan qué personaje tengo yo en la cabeza y a partir de ahí darles un espacio a ellos para sugerir, aportar, crear.  Disfruto mucho trabajando con los actores

 

Menu