‘La puerta abierta’, una comedia dramática con tintes sociales, es el debut en el largo de Marina Seresesky. 

Escrita y dirigida por Marina Seresesky, esta ópera prima es una producción de Meridional Producciones y Chester Media Producciones en coproducción con Stop&Play, Babilonia Film y Milciclos con la participación de Telemadrid

‘La puerta abierta’ se acaba de estrenar comercialmente en los cines tras una buena carrera festivalera. La película logró el premio a Mejor Guión en el Festival de Guadalajara (México), se llevó los galardones de Mejor Película, Mejor Guión y Mejor Actriz en el Festival de Alicante, y conquistó el Premio del Público en el Festival de Transilvania.

Nacida en Buenos Aires (Argentina), Seresesky ha sido una de las cineastas de mejor trayectoria reciente en el cortometraje español, destacando ‘El cortejo’, con el que obtuvo más de 120 premios, o ‘La boda’, que estuvo nominado en los Premios Goya. En su filmografía también sobresale su mediometraje documental ‘Madres, 0’15 el minuto’, que recibió una Biznaga de Plata en el Festival de Málaga.

 

Dentro del especial Ópera Prima, la cineasta ha comentado diez de sus cintas favoritas en este artículo. A continuación, puedes leer las respuestas de Marina Seresesky al Cuestionario de Vampyr:

 

- Tu vocación de cineasta,  ¿es precoz o tardía?

Tardía. Pero mi amor al cine es muy precoz.

 

- Películas que te marcaron y te hicieron empezar a ver el cine como algo especial a lo que te querías dedicar

Recuerdo el impacto que me provocó ‘Los santos inocentes’. Las interpretaciones y esa atmósfera tan oscura y asfixiante me llevaron a pensar que había otra forma de actuar y de hacer cine. Era muy joven cuando la vi y era la primera vez que sentía que el cine se podía parecer mucho a la vida.

 

- De tu trabajo anterior (cortos, videoclips, etc.), ¿de qué obras estás más satisfecha?

Del documental ‘Madres 0,15 el minuto’ y de mi último cortometraje, ‘La boda’.

 

- ¿Cuáles fueron las mejores enseñanzas de esa etapa?

Trabajar con compañeros que me obligaron a crecer. Encontrar un equipo que te apoye y te ayude a contar lo que tienes en la cabeza para mí es fundamental. Y esto lo he aprendido en los cortos.

También me ha enseñado a estar preparada para cualquier cambio imprevisto o contratiempo. Aprender a tener cintura sin perder la esencia de lo que quieres contar. 

 

- ¿A qué tenías miedo al enfrentarte a tu primer largometraje? 

A que el día a día del rodaje y sus pequeñas concesiones me alejaran de lo que quería contar y de la idea que tenía en mi cabeza.

 

 - ¿Ha sido una odisea conseguir llegar a rodarlo?

Sí que lo ha sido, pero imagino que como la mayoría de óperas primas. Nos ha costado mucho sacarla adelante y conseguir financiación.  En muchos casos hacer una primera película es remar contra la corriente, pero aprendes mucho y te  haces más fuerte y paciente.

 

 - ¿Qué ha sido lo más gratificante y lo más fastidioso de tu ópera prima?

Lo más gratificante fue trabajar con los actores con los que soñaba al escribir el guión. Y lo más fastidioso, la enfermedad de Amparo Baró.

 

 - Tres conceptos que resuman tus ambiciones estilísticas o tu mirada cinematográfica

Para mí es fundamental la sobriedad.

El concepto estilístico debe salir del guión, de la historia y no ser una imposición o un capricho de puesta en escena.

Me gusta que la cámara esté más con el que escucha que con el que habla.

 

- Un punto débil a mejorar como directora

Aprender a delegar.

 

- ¿Te preocupa más el fondo o la forma en tus películas? Y no, no vale decir que ambos por igual

Me preocupa mucho más el fondo. La forma siempre como consecuencia del fondo.

 

- Hitchcock dijo que hay que tratar a los actores como ganado. ¿Cómo te gusta dirigirlos a ti?

Con cercanía y alegría. Intentando conocerlos para sacar lo mejor de cada uno. Hago cine porque me encanta esta profesión y me da mucha felicidad trabajar con los actores, y me gusta que en mis rodajes la gente se sienta a gusto.

 

 - ¿El director debe ser un poco déspota?

No veo ninguna necesidad de ser déspota; se puede conseguir lo que uno quiere sin llegar a serlo. 

 

 - 5 directores que estén entre los que más te han influido o con los que más disfrutas

Berlanga, Fellini, Almodóvar, Wilder y Scorsese.

 

 - Un par de escenas que te encantaría haber rodado

Me gustaría haber rodado cualquier escena entre Marcello Mastroianni y Sophia Loren.  

 

Menu