Candidata probable a nominación a Dirección Novel en los Goya, la cineasta comenta el cine que más le agrada. 

‘La puerta abierta’ cuenta la historia Rosa, una prostituta que heredó el oficio de Antonia, su madre, quien ahora se cree Sara Montiel y convierte su vida cotidiana en un infierno. La llegada inesperada de un nuevo integrante a su particular familia le dará una oportunidad única a Rosa para lograr ser feliz.

La cineasta Marina Seresesky, que debuta en el largometraje con esta cinta, ha respondido al Cuestionario para nuevos realizadores, el cual puedes consultar el artículo aquí.

Protagonizada por Carmen Machi, Terele Pávez y Asier Etxeandía, y rodada casi íntegramente en una corrala de la calle de Santa Brígida en Madrid, Seresesky opina que ‘La puerta abierta’ las segundas oportunidades y la búsqueda de la felicidad, “aunque el pasado sea un lastre difícil de llevar, y el presente no augure un buen futuro”.

El cine italiano y el español son los grandes referentes que se desprenden de los títulos que ha seleccionado la guionista y directora.

 

Conoce las opiniones de Marina Seresesky y lee los comentarios para algunos de sus films favoritos en este especial Ópera Prima de Vampyr:

 

PLÁCIDO  (Luis García Berlanga, 1961)

“Podría elegir cualquiera de las películas de Berlanga pero esta es mi preferida. Referente del humor cáustico y social. Mucho para aprender en el dominio del manejo de repartos corales”.   

 

GINGER Y FRED  (‘Ginger e Fred’; Federico Fellini, 1986)

“He dudado entre ‘Ocho y medio’ y ‘Los inútiles’ pero finalmente me decido por esta película menos alabada, que contiene una de las secuencias más hermosas del cine de Fellini. Ese baile entre Mastroianni y Masina, tan tierno y patético, me conmueve”.   

 

LOS OLVIDADOS (Luis Buñuel, 1950)

“El más moderno de los clásicos. Neorrealismo y surrealismo en una mezcla perfecta”.

 

UNA JORNADA PARTICULAR (‘Una giornata particolare’; Ettore Scola, 1977)

“A pesar de la tristeza y el desprecio en los que viven los personajes, me hubiera gustado habitar ese edificio y esa maravillosa terraza. Esa sensación de soledad y liberación que se percibe cuando todo el mundo está interesado en asuntos más importantes. Marcello y Sofía juntos y desesperados, no se puede pedir más”.

 

LOS SANTOS INOCENTES (Mario Camus, 1984)

“Esta película cambió mi manera de acercarme al cine. Su realismo cruel me hizo pensar que había otra manera de actuar”.   

 

Menu