¿Qué sería de la actual fiebre por el cine de superhéroes sin ella?

Se cumplen 25 años de la adaptación cinematográfica que realizó el director Tim Burton de Batman, el personaje creado por el artista Bob Kane para el mundo de la viñeta cómica en el 1939.

La película de Tim Burton marcaría un antes y un después en el cine de superhéroes y es justo apuntar que, sin su película (y el arrollador éxito que arrastró con su correspondiente secuela), las películas de Christopher Nolan no habrían tenido tanta repercusión, porque sin duda fue Burton el que empezó a edificar la mitología de Batman en el mundo contemporáneo, creando una ciudad siniestra, Gotham (reflejo del Chicago corrupto de los años de la mafia) y un personaje torturado y melancólico.

Burton se sirvió de uno de los mejores cómics del superhéroe, y que aún hoy en día sigue siendo un punto de referencia obligado para todo aquel que desee adentrarse en el mundo de este personaje. Me refiero evidentemente a ‘La broma asesina’ (‘The killing joke’), escrita un año antes que el estreno de la película (1988).

‘La broma asesina’ fue escrita por uno de los mejores artistas de la novela gráfica, Alan Moore (célebre por otras obras de superhéroes como ‘Watchmen’), y en ella Moore definía los orígenes del antagonista más célebre del murciélago: El Joker.

Burton escogería precisamente este mismo modelo para la película, con la caída en el tanque de ácido, y sería el mítico Jack Nicholson quién encarnó al Joker. A diferencia del Joker de Nolan, Nicholson ofreció una visión mucho más cómica y alocada, haciéndose en gran medida con el personaje.

Mezclando la comercialidad con el cine de autor, el primer largometraje de ‘Batman’ es una película que enseña en cada fotograma el talento original de Burton para crear de la nada una gran cantidad de potentes imágenes. Para siempre quedará en nuestra retina la oscura Gotham que aparece diseñada en la película, repleta de callejones donde uno puede encontrarse con un salvaje pistolero como fue el caso del pequeño Bruce Wayne, interpretado de adulto por Michael Keaton, o los magníficos artilugios tecnológicos de los que dispone nuestro protagonista, entre los que sobresale sin ninguna duda el Batmóvil, coche que, por cierto, gana por goleada en originalidad al de la trilogía de Nolan. 

No podemos dejar de mencionar la magnífica suite que compuso Danny Elfman colaborador habitual de Tim Burton con un tema principal que indisolublemente va ligado a nuestro protagonista.

En definitiva, ‘Batman’ es una película imprescindible para los amantes del  personaje. Y en opinión del que escribe estas líneas, comparable a las últimas películas estrenadas sobre el mismo protagonista. De Joel Schumacher mejor hablamos otro día.

 

Puedes ver la escena (en español) de la pelea en la catedral:

Menu