Uno de los biopics más maravillosos que nos ha legado la década de los noventa.

Y para algunos, además, se trata de la mejor película de Tim Burton no en vano ha sido una de las que más premios ha conseguido, incluyendo dos Oscar y que precisamente pronto estrenará nuevo film, ‘Big Eyes’, donde por primera vez volverá a trabajar con los guionista de esta película, Scott Alexander y Larry Karaszewski. Pues bien, nuestro Ed Wood cumplió  a finales de septiembre 20 años.

La película, como indica el título, se adentra en la vida del director de cine Ed Wood, considerado por algunos como el peor director de la Historia. El autor de filmes tan bizarros como ‘Plan 9 del espacio exterior’ (‘Plan 9 from outer space, 1959) o ‘Glen o Glenda’ (‘Glen or Glenda’, 1953) aparece retratado en la película por Burton, y encarnado por el actor fetiche del director, Johnny Depp.

Sin embargo, hay que decir que la parodia que realiza el director de nuestro Ed Wood nunca se hace con sangre en los ojos ni tampoco una furia desmedida, sino que el director tiene cierta compasión por el realizador (¿quizá porque Burton sabe lo duro que significa ponerse detrás de las cámaras?).

Rodada en blanco y negro la fotografía la firma Stefan Czapsky, el tema principal de Ed Wood es la lucha por conseguir los sueños.

Esto puede parecer algo caustico cuando el resultado es tan estrepitoso como las películas de nuestro protagonista pero lo que vislumbramos en la película de Burton es que finalmente Ed Wood consiguió cumplir sus propios sueños.

Burton y Depp consiguen crear un personaje antológico que, a pesar de ser un patán, desprende convicción en cada decisión. También es cierto que Depp no está precisamente mal acompañado, y es que cumpliendo como actor secundario se encuentra ni más ni menos que Martin Landau quien consiguió el Oscar a mejor actor secundario por su interpretación haciendo de Bela Lugosi. Sí, porque Ed Wood rescató del olvido al actor Bela Lugosi, quien por aquel entonces había caído en la drogadicción. Wood cumplió sus sueños por partida doble al conocer a uno de los actores que lo marcaron desde joven.

Seguramente es la película de Tim Burton donde el director se despeja más de sus señas de autoría. Con una sobriedad inusual eso sí, siempre aludiendo a una atmósfera gótica la película consigue convencer al espectador desde un planteamiento que no recurre nunca a la extravagancia absurda de otros filmes del director.

Para siempre nos quedarán las míticas frases de nuestro Ed Wood, creyendo que había rodado la película por la que sería recordado hasta la eternidad: “¡Genial! ¡A positivar!”

 

Recordamos la escena del autógrafo, que remite a la rivalidad entre Bela Lugosi y Boris Karloff:

 

Y la secuencia del rodaje de ‘Plan 9’:

Menu